Panter 660x110
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
Bosch Profesional
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

De accionamiento manual o termostático, estas válvulas permiten regular el consumo de agua caliente en los radiadores de las instalaciones, tanto individuales como colectivas.

Alcanzar la máxima eficiencia energética es uno de los principales objetivos de casi todos los hogares, especialmente ante la llegada del invierno. La bajada de las temperaturas conlleva un importante gasto para las familias, asociado a la utilización del sistema de calefacción, motivo que por el que Válvulas Arco ha querido dar importantes pasos para reducir su consumo.

De esa apuesta y de un compromiso con el medio ambiente surge la renovación de la gama de válvulas para instalaciones de calefacción Teide Plus y Teide Termo Plus. Estas válvulas, de accionamiento manual o termostático, permiten regular el consumo de agua caliente en los radiadores de las instalaciones, tanto individuales como colectivas.

Una de sus principales ventajas es su nuevo diseño interno, que reduce las pérdidas de carga en un 40% respecto de los modelos anteriores gracias a una mayor regulación del caudal. Además, las nuevas cabezas termostáticas tienen un mayor campo de regulación de temperatura, desde 12ºC hasta 28ºC, incluyendo posición anti-congelación de la instalación a 6ºC y cierre completo de la válvula.

Arco también ha rediseñado completamente el exterior de las válvulas, contribuyendo a crear una imagen más moderna de los espacios. Para ello se han utilizado mandos ergonómicos con sistema de fijación oculta que ofrecen superficies limpias y redondeadas, así como acabados cromados en el resto de elementos metálicos de las válvulas, que aportan mayor durabilidad y una estética cuidada.

Seis reglas de oro del ahorro energético 

Con una inversión cercana al medio millón de euros anual en innovación, Arco introduce cada año importantes novedades en fontanería, gas y calefacción. De su experiencia, tanto en la industria como en el mercado doméstico, surgen las siguientes recomendaciones:

- Disponer de una instalación eficiente para garantizar un mayor aprovechamiento de los recursos.
- La calefacción no debe sobrepasar los 21 grados. Está calculado que el simple aumento de un grado eleva el consumo en un 7%.
- Disponer de un correcto aislamiento del hogar. Entre el 25 y el 30% de las necesidades de calefacción se deben a pérdidas de calor a través de puertas o ventanas.
- Purgar los radiadores una vez al año evita que las burbujas de aire impidan el paso del calor e interfieran en el funcionamiento del radiador a pleno rendimiento.
- También es aconsejable apagar la calefacción por la noche y cerrar la llave de paso de las habitaciones que no se utilizan.
- Revisar la caldera de manera periódica, siguiendo las instrucciones del fabricante y de la compañía suministradora. 

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn