Panter 660x110
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
Bosch Profesional
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El sector de la máquina-herramienta, en el que juegan un papel destacado las herramientas de corte, creció un 1,8% en un 2016 complejo y desigual.

Las cifras provisionales correspondientes al cierre del ejercicio 2016 para el sector de máquinas-herramienta y tecnologías avanzadas de fabricación indican que se han superado los 1.500 millones de euros de facturación, creciendo un 1,8% sobre la cifra de 2015. Ahora, si nos vamos al segmento de herramientas, la producción ha superado en 2016 los 109 millones de euros, frente a los poco más de 108 de 2015, lo que supone un incremento del 1,31%.

Respecto a la exportación, en línea con la ligera subida del global de la máquina herramienta, 2016 ha supuesto para el capítulo de herramientas de corte 61,03 millones de euros, frente a los 60,85 de 2015, contabilizándose un incremento del 0,30%.

Según los datos hechos públicos por la Asociación Española de Fabricantes de Máquina-Herramienta, Accesorios, Componentes y Herramientas, AFM Advanced Manufacturing Technologies, el sector español de la máquina-herramienta ha crecido ligeramente en 2016, aunque se prevé que, debido a los cada vez más largos periodos de maduración de los proyectos, parte de la facturación se materialice durante este año 2017.

El sector comprende diversos subsectores, como son las máquinas, sus componentes y accesorios, y las herramientas de corte. Las máquinas son equipos de alto valor unitario y con periodos de maduración largos, por lo que el buen comportamiento de los pedidos en 2015 (+13%) hace que los fabricantes tengan una interesante carga de trabajo.

Siguiendo el análisis, es necesario decir que la captación de pedidos de máquinas en el primer cuatrimestre de 2016 fue ligeramente inferior (-5%) al de 2015, como resultado de la convulsa situación de los mercados a nivel internacional. Con todo, el año ha terminado con datos similares -o algo superiores en términos de facturación- a los registrados en 2015, alrededor de un 5%. En el caso de las exportaciones, se han mantenido en niveles altos, muy parecidos a los de 2015, y se ha crecido un poco en consumo interior. Tanto en arranque como en deformación los cambios son muy pequeños, al igual que en el caso de los componentes, las herramientas, los accesorios y los mecanizados.

Año complicado

Desde la AFM informan que, pese a que los datos muestran en sus cifras agregadas un ligero crecimiento, la realidad es que 2016 ha sido un año complicado y convulso. En el ámbito de las máquinas, el arranque ha sufrido en sus mercados “tradicionales” (Alemania, China, USA, India, Rusia o incluso España) que han mostrado claros signos de debilidad. Esto ha llevado a que, pese a haber conseguido una cifra de facturación similar a la de 2015, la captación de pedidos haya sido compleja y haya caído ligeramente.

La deformación sin embargo, arrastrada por el alto volumen de inversión de la industria del automóvil, ha registrado cifras históricas de captación en todos los mercados, que vaticinan una actividad productiva muy interesante. En lo que respecta al resto de los subsectores, los componentes y los accesorios han evolucionado de manera similar a las máquinas en las que se integran, y las herramientas han crecido en un contexto en el que la actividad industrial mantiene un tono razonable.


Mercado interior

El mercado interior continúa creciendo (2,9%), aunque comienza a mostrar signos de ralentización. El consumo supera por primera vez desde hace años los 600 millones de euros, cifra que, pese a doblar los resultados del valle de la crisis, se mantiene cerca de un 40% por debajo a la habitual en momentos anteriores a 2008.

Según fuentes directivas de la principal asociación del sector, el mercado interior sigue mostrando cifras de consumo de equipos productivos llamativamente bajas. Aunque es cierto que hemos recuperado cierta alegría en los tres últimos años, las cifras son muy modestas para un país que necesita ser competitivo industrialmente. El consumo de máquina-herramienta es un claro indicador de la capacidad de competir de nuestra industria, y España necesita un decidido impulso a la inversión en equipos productivos con efecto multiplicador, como es la máquina herramienta.
En este sentido los planes Renove, articulados por algunas administraciones como la vasca, son absolutamente necesarios a nivel nacional y deberían ir acompañados por decididas medidas fiscales que primen la reinversión en equipos productivos frente al reparto de resultados. Los efectos de estas políticas a medio plazo son imprescindibles para asegurar la existencia de una actividad industrial relevante.

Clúster de AFM

El director de AFM, Xabier Ortueta, pronostica un 2017 con crecimientos en la facturación: “Aunque la pelea de nuestras empresas va a estar principalmente centrada en lograr pedidos y proyectos, la extraordinaria captación del subsector de la deformación apunta a que 2017 será un año de crecimiento en la facturación. De todas formas debemos ser conscientes de que el panorama geopolítico actual es francamente incierto a nivel doméstico, europeo e internacional, pero confiamos en que el sector pueda concluir un año similar, pero más equilibrado en captación”.

El sector se cimienta sobre una estructura de empresas que conforman un gran clúster, con una muy interesante concentración de industrias en un mismo ámbito geográfico, lo que refuerza la competitividad de las empresas que participan y también los intereses de cooperación. “Con un corazón que habla de tecnologías de fabricación y máquina herramienta, AFM reúne también en su seno a sectores tan enraizados y complementarios como son el mundo del mecanizado y transformación metalmecánica, y la fabricación de herramientas de mano y productos de ferretería industrial”, reza la presentación de la entidad. Con más de 330 empresas, el Clúster de la Fabricación Avanzada AFM está centrando sus esfuerzos este año en potenciar entre sus empresas el aprovechamiento de las sinergias que se generan dentro del colectivo, y fomentar el incremento de la competitividad a través de la cooperación.

Auge de las exportaciones

Las exportaciones subieron en 2016 un 3,7%, alcanzando los 1.152,6 millones de euros, muy cerca de la cifra más alta alcanzada en el ejercicio 2013. En el análisis por países (con datos hasta el mes de octubre) se observa que China recupera la primera posición, seguida de Alemania, México, EE.UU. y Portugal. Los siguientes cinco países son Italia, Francia, Polonia, Reino Unido y Hungría. Destaca la vuelta de China al primer lugar del ranking tras su marcado descenso en 2015 (año en el que la cifra prácticamente quedó reducida a la tercera parte de lo exportado en 2014), y aunque todavía queda mucho para recuperar dicha cifra, crece de manera sólida, en un mercado complejo de interpretar. Alemania repite el dato del ejercicio anterior, todavía lejos del nivel alcanzado en los años 2012 o 2013. Con muy buenos resultados México sube un 22% y ocupa la tercera posición, por primera vez, mientras que EE.UU., primer mercado en 2015, pasa al cuarto lugar seguido de Portugal.

Situación internacional

La situación internacional sigue en proceso de fuerte transformación: los últimos años hemos asistido a un desplazamiento de la demanda de máquinas-herramienta desde Asia hacia el continente americano, con una Europa que invierte de manera más tímida. Así mientras que EE.UU., Canadá y México ofrecen perspectivas de crecimiento estable, Francia, Italia y Reino Unido, junto al mercado español, están subiendo ligeramente. Sin embargo, el principal motor de Europa, que es el mercado alemán, no acaba de despuntar.

Por su parte, Asia experimenta un descenso muy acusado que ya pronosticaban los pedidos captados en 2014, mientras que Rusia y Brasil, por motivos distintos, continúan en una situación muy difícil.
En otro ámbito las drásticas variaciones que han experimentado el petróleo y el dólar han generado complicaciones y oportunidades casi por igual”.

La realidad nos demuestra que las caídas fuertes en los mercados importantes (sobre todo en China) no se suplen por la demanda de un solo país. El sector ha digerido ese descenso con el mercado doméstico, sí, pero también con comportamientos interesantes en otros entornos, como el área Nafta o algunos países de Europa como Francia e Italia.

 

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn