Panter nueva web
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Saber los tipos de soldadura que existen, los materiales necesarios o el kit de accesorios adecuados es muy importante a la hora de llevar a cabo una iniciación adecuada en el mundo de la soldadura.

Los trabajos de soldadura se han convertido en una afición muy práctica y de gran utilidad para el bricolador. Hoy en día ya no hace falta ser un profesional para defenderse en estas lides. Además, aprender a soldar puede abrir las puertas a nuevas proyecciones laborales, pero sin olvidar todos los aspectos claves de una buena protección ante este trabajo.

Lo primero, es saber lo que es la soldadura, que se entienden como el proceso que consiste en utilizar una corriente eléctrica para sobrecalentar y fundir el metal con la finalidad de unir dos piezas metálicas. Tras esto, debemos empezar por buscar una soldadora o, mejor dicho, un equipo de soldadura que resulte adecuado para el principiante además de seguro y fiable. Equipos como los que el distribuidor online Expondo tiene a disposición en su web. Una gran variedad de estaciones de diferentes vatios, con mango, con pistón, de soldadura digital, eléctricos de estaño,… así como las lámparas de lupa para soldar.

Además, un kit de accesorios adecuados para soldar es tan importante como la propia soldadora: careta de soldar , gafas, pinza de masa, guantes, calzado especializado, etc. son elementos imprescindibles para soldar con total seguridad. Las gafas de seguridad y la máscara deben utilizarse con el lente oscuro levantado para poder ver.

Existen varias formas de soldar, pero las dos más populares de hacerlo en casa son la soldadura a gas y arco metálico (también conocida como MIG, por sus siglas en inglés) y la soldadura por arco (conocida como soldadura con electrodos). Puede parecer en principio una actividad muy complicada y apta únicamente para especialistas, pero realmente es un proceso muy sencillo que requiere, eso sí, adoptar todas las medidas de seguridad adecuadas y un poco de práctica usando el soldador. Para la soldadura con arco debemos determinar que electrodos son los más apropiados para la actividad que vamos a realizar. Hay electrodos disponibles para cada uso específico y se pueden adquirir en las ferreterías, suministros industriales y en portales especializados de venta online.

Una vez adquirido el equipo adecuado una plancha de acero ligera y limpia de pinturas y otros residuos, es ideal para practicar. Lo mejor sería disponer de una mesa para soldar en una superficie plana y despejada. Soldar en vertical tiene sus dificultades y además puede provocar deformaciones en los materiales soldados. También es muy importante retirar cualquier tipo de material inflamable del espacio en el que se vaya a trabajar.

Como hemos mencionado anteriormente, hay varios tipos y formas de soldadura adecuadas a cada especialidad y necesidad: por arco eléctrico, arco blindado del metal, soldadura MIG, lujo tubular, gas inerte de Tungsteno, soldadura de arco sumergida, etc. Uno de los tipos más comunes de soldadura de arco es la soldadura manual con electrodo revestido (SMAW, Shielded Metal Arc Welding), que también es conocida como soldadura manual de arco metálico (MMA) o soldadura de electrodo.

Respecto a alcanzar un uso especializado y más profesional, hoy en día es fácil acceder a cursos de soldadura económicos y, si ya estás iniciado, siempre podrás encontrar algunos tutoriales interesantes en internet.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn