Panter nueva web
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El 53,8% de las viviendas de España no disponen de un correcto sistema de impermeabilización, a pesar de ello las reformas se han incrementado respecto a 2016.

Uno de los problemas más frecuentes en el hogar es la aparición de goteras en el techo o paredes, provocando daños a la vivienda y a las personas que viven en ella. En España, un 53,8% de las viviendas de España fueron construidas antes de 1980, según los datos del Observatorio de la Vivienda y el Suelo del Ministerio de Fomento. Esto implica que más de la mitad de estas viviendas no disponen de un sistema de impermeabilización eficiente, a no ser que la vivienda haya sido reformada mejorando su impermeabilización. Por este motivo, no es de extrañar que en estos cuatro últimos años haya sido una de las reparaciones más demandadas por muchos españoles.

Este año, el marketplace de reformas y las reparaciones, Habitissimo, ha registrado un incremento del 36% de las solicitudes para los servicios de impermeabilización, si se compara con los datos registrados en el año 2016. Si por el contrario, comparamos los datos con los registrados en 2013, podemos observar como se ha duplicado la demanda de estos servicios.

Las provincias donde se ha detectado más demanda, llegándose a duplicar las solicitudes para los servicios de impermeabilización, en comparación con las recibidas el año anterior, han sido: Alicante, Murcia, Valencia e Islas Baleares. Hay que tener en cuenta, que en la España peninsular, la humedad relativa media anual se sitúa en torno al 70% en las zonas costeras Ya en el interior, este valor baja hasta colocarse en un 50% aproximadamente. En los dos archipiélagos, tanto balear como canario, debido a la fuerte influencia del mar, la humedad es muy elevada, rondando también el 80%.

El coste medio para impermeabilizar una vivienda, según Habitissimo es de 1.511 a 5.000 euros. Aunque es una inversión costosa, a la larga se amortiza la inversión, ya que como afirman los profesionales de Habitissimo “Una vivienda sin impermeabilizar tiene riesgo de filtraciones de agua durante los días lluviosos. Esto al principio no afecta a la estructura, pero con el paso del tiempo los resultados de la humedad comenzarán a reflejarse en el techo, las paredes y suelos, deteriorando la estructura de la vivienda”.

Hay que tener en cuenta que los problemas de humedades estructurales que afectan a las viviendas pueden provenir de las aguas del subsuelo que ascienden por los muros (humedades por capilaridad); pueden penetrar en las viviendas a través de las paredes (humedades por filtraciones laterales) o generarse en el interior al tener un excesivo nivel de vapor en el ambiente que genere la condensación del agua (humedades por condensación). Por ello, dependiendo del nivel de daños causado por el agua, los sistemas de impermeabilización se pueden instalar en el interior de la casa o por fuera.

La impermeabilización de una vivienda se puede llevar a cabo por el tejado, en el caso de las goteras, por la fachada debido a grietas, fisuras, filtraciones,… en suelos de interiores o en las paredes. Los principales beneficios de una buena impermeabilización de la vivienda son, evitar goteras, humedades. Filtraciones del agua, nieve y otros tantos elementos exteriores causantes de este tipo de contrariedades. Además de eludir los riesgos eléctricos que pudieran causar cortocircuitos, potenciar la solidez de la estructura global de la vivienda y aumentar la seguridad, incrementar el valor de la vivienda y mejorar la calidad de vida interna de los inquilinos. Mejorar el confort y la sensación térmica, ya que será mucho más agradable durante los meses de más frío del año.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn