Panter 660x110
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
Bosch Profesional
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

La tecnología no ha significado una amenaza para los trabajadores que ejercen este oficio, lejos de suplantar ha permitido que su ejercicio sea más práctico y fácil de aplicar.

El sector español de la cerrajería es un mercado maduro, en el que convive tanto la producción nacional existente desde hace años como las grandes marcas del mercado internacional, que han irrumpido en nuestro país en los últimos años, a veces por implantación de una delegación y en ocasiones por fusiones o absorciones.

El ferretero sigue siendo un importante prescriptor. Se producen innovaciones constantemente, y aunque hace que los productos y servicios tengan un mayor precio, el consumidor suele estar siempre dispuesto a pagarlos, ya que el cliente en este caso valora mucho la seguridad.

Desde el punto de vista de la oferta de empresas instaladoras de cerrajería, destaca la presencia de microempresas y trabajadores autónomos. En cuanto a la organización interna se puede afirmar que la mayoría se compone de un pequeño taller y una tienda de exposición, o simplemente un taller.

De todas formas, existen también empresas que son sólo expositoras e instaladoras, y que trabajan como intermediarios entre los fabricantes y el servicio de instalación. Es decir, no fabrican productos de cerrajería, sino que hacen la función comercial y de instalación de cierres, puertas o candados.

Evolución tecnológica

La evolución tecnológica en este sector es indudable. La accesibilidad y las nuevas tecnologías se han aplicado correctamente y hay una nueva línea de productos adaptados a las nuevas necesidades. Hasta ahora nuestro país ejercía como receptor de sistemas obsoletos o con graves carencias de seguridad, pero esto se ha normalizado y todos los fabricantes comercializan la misma línea de producto con certificaciones europeas.

La inversión en I+D es notable y todos los fabricantes están empujando para hacer una evolución lógica de los sistemas mecánicos a los electrónicos, con infinidad de soluciones en identificación, gestión e integración dentro de los diferentes segmentos de mercado. Nos encontramos ante un sector vivo que ha logrado reforzarse con la crisis y que ofrece soluciones tecnológicas muy avanzadas.

El desarrollo de nuevos productos junto con las certificaciones de seguridad, tanto en puertas como en cerraduras, cajas fuertes y control de accesos, además de una normativa que exige la utilización e instalación de estos productos, hace que estemos preparados para una renovación del sector.
Además seguimos inmersos en el cambio de sistemas mecánicos a electrónicos para elevar el control en los accesos y la implantación de sistemas lógicos de protección dentro de las empresas con una perspectiva global, según los riesgos y necesidades de cada actividad.

Hasta ahora, se trabaja la seguridad sin toda la extensión del concepto, dando soluciones parciales por cada uno de los componentes que interactúan, lo que se traduce en una deficiente protección. En ese sentido queda mucho por hacer y las perspectivas de futuro son buenas. No podemos ofrecer una seguridad sesgada: por un lado, los sistemas de detección (alarmas y CCTV); por otro, la seguridad de la información; por otro, la seguridad física; y por otro, los recursos humanos.

Cerrajería urgente

En el caso de los cerrajeros urgentes, convertidos en un servicio con mucha demanda, el consumidor necesita habitualmente un cerrajero para abrir una puerta, ya sea de su hogar o coche, en este último caso los cerrajeros ya trabajan también con cerraduras electrónicas.

Y es que el oficio se ha especializado, hay menos personas queriéndose dedicar a la cerrajería profesional, los cerrajeros ya no inundan el mercado y el oficio de cerrajeros urgentes se ha vuelto rentable, aunque también más difícil de emprender como tal por la mayor dificultad.

Por otra parte, no solo las personas necesitan de servicios de cerrajeros urgentes, la seguridad en propiedades es un tema de interés, empresas y negocios de todo tipo requieren de cerrajeros urgentes que puedan atender y dar mantenimiento a cerraduras. Estos poseen diferentes necesidades respecto al consumidor común, cerraduras de alta seguridad, puertas blindadas, apertura de cajas fuertes y más servicios relacionados y especializados.

Pero no todo es más demanda y prestigio para el oficio de cerrajería de urgencia, también requiere un mayor conocimiento. Alguien que quiera dedicarse a ser cerrajero a largo plazo, tiene la dificultad no solo de aprender el oficio, sino también de mantenerse constantemente actualizado a las innovaciones tanto mecánicas como electrónicas en el sector de la cerrajería, para de este modo poder asegurar un mantenimiento competente y servicio a largo plazo.

Un cerrajero con servicio de urgencia, competente y de confianza puede llegar a acumular una cartera de clientes bastante amplia e ingresos que distan nada de los de los profesiones que requieren 4 años de universidad, de hecho, ya no es raro encontrar cerrajeros que a su vez son ingenieros de diferentes ramas, lo cual indica la complejidad que la profesión está adquiriendo.

Del artesano a la especialización

Entre los consumidores con propiedad privada, hay una demanda constante que se ha mantenido desde hace siglos, la seguridad. Si bien es un aspecto que se puede tomar desde varios enfoques, lo más común es referirse al campo de la cerrajería, una profesión que ha evolucionado de lo artesanal a lo especializado, llegando a ser un área de trabajo bastante sofisticada dependiendo de las necesidades a demanda.

La cerrajería es un oficio que se practica desde hace siglos, y que aun con todos los avances tecnológicos sigue siendo imprescindible. Sin embargo, aunque la necesidad es la misma, en la práctica el trabajo de cerrajería ha tenido grandes cambios. No se trata del oficio artesanal hecho a mano con el uso del martillo y el cincel, como hace algunas décadas, y mucho más lejos están aquellos días en que el cerrajero forjaba llaves con hierro fundido.

La cerrajería, como otros oficios, tiene diferentes labores más concretas dependiendo de para quien sea el trabajo. Un consumidor común no requerirá los mismos servicios de cerrajería que un banco (por que sí, incluso los bancos requieren cerrajeros), y claro está, no todos los cerrajeros tienen el mismo nivel de especialización, pero no se trata de una falta de profesionalidad, sino más bien al extenso campo de actuación que tiene la cerrajería.

A día de hoy, muchas cerraduras mecánicas internamente tienen la complejidad de un reloj sofisticado. Pero no todo se queda en refacciones y tornillos, los cerrajeros profesionales en la actualidad trabajan con cerraduras electrónicas o incluso computacionales, con lo cual se puede decir que la cerrajería está lejos de desaparecer como ha sucedido en otros oficios artesanales.

Se pueden contratar cerrajeros para más cosas que solo abrir puertas de hogar o coche. Bombillos antitaladro, puertas de seguridad imposibles de abrir por fuerza bruta, llaves incopiables, apertura de cajas fuertes, mantenimiento y reparación de todo tipo de cerraduras, … un gran abanico de servicios a disposición del consumidor. En cuestión de empresas, el catálogo de soluciones en sistemas de seguridad y cerrajería, es aún mayor.

En un ámbito más amplio, los cerrajeros profesionales pueden instalar persianas de seguridad, así como puertas anti-derribo y anti-taladrado, cerraduras con llaves anti-copiado, o crear llaves maestras para facilitar la gestión de apertura de puertas en inmuebles de oficinas o empresas.

Además, sus servicios se pueden extender a campos relacionados, como es la instalación de cámaras de seguridad y alarmas. En síntesis, un cerrajero puede proporcionar una gran cantidad de servicios de seguridad, prácticamente todo aquello que tenga o necesite una cerradura o llave puede ser su campo de acción, también ofreciendo solucionar inconvenientes con la instalación de cerraduras anti taladro, anti ganzúa, y otra importante cantidad de servicios.

Ventajas de la tecnología

La llegada de la tecnología a este campo ha permitido que el servicio de cerrajería sea algo más complejo de aprender y es por esta razón que actualmente los profesionales que destacan en este campo son más valorados, teniendo en la actualidad una demanda laboral considerablemente alta. Sin embargo, nunca está de más poder contar con un servicio de cerrajería de confianza que se encuentre a nuestra disposición con la intención de no tener que contratar por apuro a cualquier cerrajero que se nos ponga al frente.

Es importante tener en cuenta que a diferencia de otras profesiones, la tecnología no ha significado una amenaza para los trabajadores que ejercen este oficio, ya que lejos de suplantar, la tecnología lo que ha permitido es que este ejercicio pueda ser más práctico y fácil de aplicar, lo que permite ofrecer un servicio más especializado, actual y con mayor eficiencia que en años anteriores.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn