Panter 660x110
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El sector se está moviendo a impulsos, más pendiente de los precios que de otro tipo de factores.

El usuario profesional de abrasivos sigue siendo fiel a sus marcas de confianza, pero el auge de las marcas blancas, sobre todo en el segmento de demanda no profesional, y la dificultad de los proveedores líderes para salir del todo de la crisis, está llevando a los principales fabricantes a buscar la exportación a países donde su calidad es valorada, como una forma de evolucionar. De hecho, con un panorama de importaciones estables en los últimos dos años, las exportaciones han crecido en el mismo periodo en torno al 17%.

El crecimiento estimado para el cierre del ejercicio 2016 en nuestro mercado es del 3%, similar al de 2015, lo que habla de una cierta estabilidad y un crecimiento lento, apoyados por la dependencia de las actividades industriales y la falta de consumo del usuario no profesional.

Dependencia de la producción industrial

La definición de la evolución que atraviesa el mercado del abrasivo en nuestro país es muy frágil. Y así, la tendencia para los próximos meses se muestra difícil de estimar, aunque las firmas esperan un incremento del consumo, sobre todo en lo relacionado con la construcción y otras actividades industriales.

Con la disminución de la producción industrial demandante de abrasivos de nuestro país, las nuevas tecnologías de acabados de superficies y la caída de los precios, el mercado del abrasivo amenaza con decrecer tanto en unidades como en valor económico. A ello hay que sumar que, más allá de las variables que se están manejando en la economía en general, el sector de abrasivos se está moviendo a impulsos, más pendiente de los precios que de otro tipo de factores. Además, la menor demanda del usuario no profesional implica una menor diferenciación entre el producto de mayor o menor calidad

Especialmente en los abrasivos flexibles, impera una tendencia al etiquetado incorrecto, sobre todo de producto que proviene de Asia, lo que potencia el factor precio en detrimento de la calidad. Otra traba al fabricante español es la escasa o nula vigilancia respecto a los índices de seguridad e higiene de productos comercializados en Europa que llegan a nuestro país.

Segmentos de mercado

Se puede hablar de dos segmentos de mercados muy diferenciados: Por una parte, usuarios muy cualificados y profesionales que utilizan los abrasivos en líneas de producción con requisitos muy técnicos; y un segundo segmento de reparación, mantenimiento y bricolaje de mucha menor demanda técnica y mucha menor concienciación del producto abrasivo, tanto en rendimiento como en seguridad.

Las tendencias que motivan a este mercado, precisamente, se mueven en torno a estos dos segmentos.

Mientras el profesional busca un abrasivo que le ofrezca duración y agresividad con formulaciones cada vez más exigentes en materia de contaminación ambiental y seguridad laboral, así como rapidez de trabajo, el particular impone productos de menor calidad y más sencillos de manejar.

En este sentido, ANFA, la Asociación Nacional de Abrasivos, persigue los objetivos de promoción de un consumo de abrasivos seguro y profesional, conforme a la legislación europea. Además, se implica en la actualización de la legislación europea por su vinculación a FEPA. Otras de sus funciones son ser foro de debate de la situación del mercado nacional y defender y promover la calidad y seguridad de los abrasivos, además de generar iniciativas de interés ante la administración: enseñanza, eventos... Su pronóstico para este sector en los próximos meses es “una cierta estabilidad con muy pocos cambios”.

Innovación

En cuanto a innovación, las nuevas investigaciones están dirigidas hacia abrasivos sintéticos cerámicos, de diamante y fibras sintéticas; protección y cuidado de superficies y abrasivos para herramientas a batería. Se trata de impulsar los productos que aporten algo más, como por ejemplo, un abrasivo para un lijado libre de polvo. La calidad sigue siendo un argumento de peso en su venta, dentro de un mercado en el que, en muchos casos, se sustituye el abrasivo por procesos automatizados.

Hegemonía del canal tradicional

El mercado español de abrasivos está presentando más mejoras de producto que novedades. La presentación del producto, acompañada de indicaciones técnicas, así como del cumplimiento de la legislación, es un factor distintivo respecto al producto oriental, que sigue vendiéndose especialmente al cliente particular, que mira más el precio que el rendimiento del producto.

El marquismo se da especialmente en el usuario profesional, que aprecia el artículo de las marcas de reconocido prestigio operantes en el mercado español. El usuario particular, que adquiere sobre todo abrasivos flexibles para casos puntuales, sigue mirando más el precio.

En lo que a productos se refiere, es patente el uso cada vez más generalizado del disco fino en herramientas de corte, que además de requerir menos esfuerzo físico –es mucho más cómodo para el usuario–, evita una importante pérdida de material. Se trata, por tanto, de un disco más rápido, más confortable y con mayor agresividad de corte.

El consumidor medio busca el mejor precio para un producto de calidad. La apuesta por la duración y la gama alta suponen, a corto plazo, una menor venta, pero a largo plazo asegura y garantiza la rentabilidad.

Las grandes superficies de bricolaje se amparan en la buena presentación del producto, que ya viene con las indicaciones precisas de fábrica, pero la ferretería y el suministro industrial siguen siendo los principales canales, tanto para el particular como para el profesional.

Formación

Los proveedores que operan en nuestro mercado, grandes multinacionales y fabricantes españoles de gran prestigio internacional, apuestan también por el mercado de bricolaje, amparados por una buena presentación de producto y la presencia de gamas atractivas de precios moderados y buenas prestaciones.

En nuestro país, los líderes se están dedicando a la interesante y necesaria tarea de formar al usuario y al detallista, aparte de presentar sus artículos de una manera clara, con las principales indicaciones de uso, y siendo fieles al cumplimiento de todas las normativas.

Todo es poco para luchar contra las falsificaciones de producto y la entrada de artículos, sobre todo procedentes de Asia, de baja calidad.

Importancia de la seguridad

La oSa -Asociación para la seguridad y calidad- se define como la organización para la seguridad de las herramientas abrasivas. Es la más reciente de todas las instituciones sobre seguridad.

En esta organización internacional se han asociado fabricantes líderes del sector de las herramientas abrasivas para garantizar y documentar el alto nivel de seguridad de sus productos abrasivos. La razón principal de haber fundado esta organización es poder asegurar y mantener el nivel de seguridad en la utilización de los productos por parte de los usuarios. Por ello los miembros de la oSa se obligan a sí mismos a seguir desarrollando continuamente nuevas medidas y controles en lo que a la seguridad para las herramientas abrasivas se refiere.

La obtención de su certificado es un marchamo de calidad para el fabricante, que le da derecho a incluirlo en su documentación y en las etiquetas de sus productos con el distintivo OSA y un código de control que corresponde a cada fabricante.

Puesto que no siempre lo más barato resulta lo más rentable ni lo más aconsejable para la salud, es muy recomendable utilizar solamente herramientas abrasivas que cumplan con los más altos estándares de seguridad. Deben llevar grabado el número de la Norma Europea de Seguridad “EN” y/o OSA que corresponda: EN 12413 para los abrasivos aglomerados (muelas); EN 13236 para los superabrasivos (diamante o CBN); EN 13743 para ciertos abrasivos flexibles (discos de fibra vulcanizada, cepillos de núcleo o con eje, discos de láminas). <

Mercado mundial

Las perspectivas de crecimiento mundial para los próximos años del mercado de discos abrasivos, lijas y discos de diamante que pertenecen a la gran familia de abrasivos son sorprendentes. Según los últimos indicadores del estudio realizado por el sitio web especializado en reportes industriales Reportlinker, el tamaño del mercado de abrasivos a nivel global es de 38.2 mil millones de dólares. La tasa de crecimiento anual desde 2010 hasta 2013 indica que la categoría de abrasivos crecerá 5.9% anual a nivel global.

Quizás uno de los puntos más destacados, y de ninguna manera asombroso, es el crecimiento y participación de China dentro del mercado global. De todo el crecimiento global de la categoría, China contribuye con dos terceras partes de ese crecimiento. Como contraste, los mercados más desarrollados, como USA, Alemania, Japón y el Reino Unido, han crecido tan solo un 1% en los últimos años, y su perspectiva de crecimiento es negativa para los próximos cuatro años según el estudio. Sin embargo, el mayor poder adquisitivo de estos países hace que la gente gaste más dinero en bienes de consumo, lo cual puede equilibrar el crecimiento de la categoría.

Por otro lado, los mercados de mayor crecimiento han sido y continuaran siendo China, la Región Asia/pacifico, África y el Medio Oriente, Europa Oriental y Latinoamérica. China, asimismo, es actualmente el mercado más grande de la categoría abrasivos del mundo, superando a los Estados Unidos.

Latinoamérica, con su nivel de inversión en construcción y en grandes obras, sigue situándose como una de las regiones más atractivas y de mayor potencial de desarrollo a nivel mundial durante los próximos años.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn