Panter nueva web
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Durante los últimos años, la venta de escaleras portátiles para uso doméstico (“escaleras para bricolaje”) ha venido experimentando un interesante desarrollo en nuestro país. La recuperación de la construcción -en una etapa aún inicial- suma a este escenario un resurgir en el volumen de negocio del subsector industrial. El mercado sonríe nuevamente, si bien sigue habiendo una materia pendiente: la seguridad.

Elemento común en los entornos domésticos y lugares de trabajo –talleres, fábricas, tiendas, almacenes…-, las escaleras portátiles han sabido resistir en los últimos años al desembarco generalizado de artículos asiáticos, destacando la calidad del producto comercializado en nuestro país. Pese a ello, muchos usuarios siguen priorizando el precio por sobre la seguridad, la que está lejos aún de ser un tema aprobado.

Precisamente por su uso generalizado en todo tipo de entornos, industrias y trabajos, a lo que se suma la simplicidad de su mecanismo (lo que lleva a bajar la guardia sobre las medidas de seguridad), cada año miles de personas sufren algún accidente debido al uso de una escalera portátil. Cabe señalar que la mayoría de ellos son evitables: por la parte del fabricante mediante una cuidadosa selección de materiales y construcción, y en lo que respecta al usuario, asegurando un estado de conservación y un uso adecuados.

El riesgo más habitual es el de caídas provocadas por diversas causas: deslizamiento de la escalera (apoyo precario, suelo en pendiente, viento, etc.), pérdida de equilibrio (resbalones, gestos bruscos originados por el transporte de cargas pesadas o el manejo de herramientas) y rotura de elementos de la escalera (cadena de seguridad, peldaños, etc.).

Si bien no es fácil encontrar cifras actualizadas para nuestro país, a modo de ejemplo podemos decir que las escaleras de mano y su utilización inadecuada han sido la causa de cerca del 40% de los accidentes investigados por el Instituto de Seguridad y Salud Laboral de la Región de Murcia durante los últimos años. Por su parte, YouTube arroja cientos de resultados si buscamos las palabras accidente y “escalera portátil”, recordando que el buscador sólo recoge casos en los que quedó un registro audiovisual de la caída o accidente. Y aunque haya que remontarse bastante atrás para ofrecer datos más concretos, para terminar de hacerse una idea de la magnitud del tema podemos agregar que durante el período 1990-2002 se produjeron más de 150.000 accidentes de trabajo con escaleras de mano en España, de los cuales 105 tuvieron consecuencias mortales. Por su parte, en Estados Unidos fueron tratadas en los servicios de urgencia más de dos millones de personas por lesiones relacionadas con accidentes sufridos con este tipo de escaleras entre 1990 y 2005.

Marcado irregular

No es casualidad que uno de los pilares la labor de la Asociación Española de Fabricantes de Escaleras Portátiles, AFESPO, consista en promover un uso más seguro de las escaleras, siendo su principal bandera la lucha contra el marcado irregular de las normas europeas de seguridad de producto. Para la asociación, este tema es “la principal problemática del mercado de escaleras y taburetes”.

Se trata de productos importados (generalmente de China, Turquía y Portugal) que aun estando marcados como UNE EN 131 (escaleras) y UNE EN 14183 (taburetes), incumplen estas normas de forma flagrante y deliberada con el único objetivo de abaratar su coste y llegar al mercado con precios de venta altamente competitivos. Estos productos fraudulentos suponen un grave riesgo para la seguridad y salud de consumidores y trabajadores.

“Desde la Asociación Española de Fabricantes de Escaleras Portátiles, miembro a su vez de la Federación Europea de Escaleras (ELF), estamos firmemente comprometidos en la lucha por conseguir escaleras y taburetes cada vez más seguros, resistentes y duraderos, y por ello, a través de la colaboración de la Asociación con el laboratorio AIDIMME, se realizan ensayos periódicos sobre escaleras y taburetes que se sospechan dolosos”, señalan.

Detección de productos fraudulentos

Llama la atención que en los últimos años se han detectado bastantes casos de productos fraudulentos -el 100% de los ensayados- marcados irregularmente, los cuales han sido puestos en conocimiento de las autoridades competentes.

Sin embargo, la detección de estos productos irregulares no es nada sencilla, ya que por lo general presentan certificados y declaraciones de conformidad de producto que han sido alterados o falsificados. Por lo mismo, en la web de AFESPO se detallan algunos consejos para la detección de productos fraudulentos:

1. La Norma Europea UNE EN 131-3, con rango de norma nacional, determina la provisión de la información destinada al usuario por parte del fabricante, el distribuidor y el propietario de la escalera, al objeto de garantizar la seguridad del producto. Cada escalera se debe acompañar de unas instrucciones básicas que pueden incorporar el manual de montaje, los puntos a inspeccionar y verificar, las recomendaciones antes del uso, de colocación, izado y durante el uso de la escalera, así como algunos consejos relativos al mantenimiento, almacenamiento y conservación de la misma.

2. También es bastante frecuente encontrar escaleras portátiles marcadas como que cumplen con la Norma Europea UNE EN 14183, generalmente con alturas de plataforma por debajo de un metro. Esta norma únicamente es aplicable a taburetes de peldaños, gradillas y taburetes tipo cúpula, y en su campo de aplicación excluye específicamente las escaleras y escaleras de tijera definidas en la Norma Europea UNE EN 131-1.

 3. Otra particular manera de marcado irregular es el marcado CE en escaleras y taburetes no motorizados. Desde AFESPO les animamos a que pongan en conocimiento de las autoridades competentes si detectan taburetes y escaleras portátiles no motorizadas que incluyan el marcado CE. El artículo 30.2 del Reglamento (CE) 765/2008 prohíbe la colocación del marcado CE en productos para los que su uso no esté contemplado en la legislación comunitaria de armonización. El marcado CE en escaleras, taburetes y/o plataformas, no motorizadas, avanza, en la práctica totalidad de los casos, el incumplimiento de las Normas Europeas de seguridad en estos productos y pueden poner gravemente en riesgo la seguridad y la salud de consumidores y trabajadores.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn