Panter 660x110
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • LinkedIn
Bosch Profesional
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

El Congreso AECOC de Ferretería y Bricolaje correspondiente al presente año se centró en la importancia de escuchar al cliente y adaptarse a sus necesidades.

Se cuenta en las escuelas de negocios la aventura iniciada por un valiente emprendedor de las Islas Canarias, que proyectó una nueva línea de agua embotellada para distribuir en el archipiélago, un territorio en el que, sabido es, escasea el agua dulce o potable. Sobre el papel, un negocio de los que se dice que no pueden fallar. Pues bien, las cosas no fueron como se había previsto inicialmente, y el pobre empresario veía cómo los días pasaban y la empresa no terminaba de arrancar. Un día, ahogando sus penas en la barra de un bar, recibió del camarero una respuesta monosílaba: ‘gas’. El arruinado propietario de la compañía de bebidas preguntó sorprendido qué quería decir con esta palabra. A lo que el
avispado hostelero contestó que a las Islas Canarias acuden millones de turistas de otros países de Europa, y que esta enorme cantidad de consumidores acostumbra a beber el agua con burbujas, una variedad que no se había contemplado en el plan de lanzamiento de la empresa. Ni que decir tiene el efecto positivo que este consejo tuvo en el resultado de esta historia.
 
En ocasiones, después de haber conseguido destinar una partida para invertir en nuevos productos o servicios, resulta que se nos ha escapado elementos tan básicos como el relatado en el párrafo anterior, lo cual tira por la borda toda una estrategia comercial, una serie de horas de trabajo y un capital, por la sencilla razón de que no hemos sabido analizar correctamente las tendencias del mercado, y de forma particular, atender a las necesidades del cliente, que es precisamente la clave de un negocio. El Congreso AECOC de Ferretería y Bricolaje correspondiente al presente año se centró en la importancia de escuchar al cliente y adaptarse a sus necesidades, mucho más ahora que el cambio es una constante. Nuestro quehacer diario nos impide en más ocasiones de las deseadas el mirar más allá de lo que hemos de atender en el corto plazo, por lo que la oportunidad de observar y planificar se nos escapa muchas veces de las manos. Por este motivo, es de resaltar la utilidad de encuentros como el organizado por AECOC, en los que se comparten y analizan informaciones, para poder adaptarse a las necesidades del mercado.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn